saltar a contenido

Fundación Ramón Areces

Comprometidos con el progreso, la investigación, la educación y la cultura
Estás en:
  1. Actos

Actos

Imprimir

Simposio Internacional: Investigar, educar, dialogar. Las lecciones que aprendimos de José Mariano Gago (1948-2015)

Ciencias de la Vida y de la Materia | Madrid, 1 y 2 de junio de 2016

Presentación


 En colaboración con la Academia EuropaeaCiência Viva (Agencia Portuguesa para la Cultura Científica y Tecnológica).


El pasado 17 de abril de 2015 moría en Lisboa, la ciudad que le vio nacer en 1948, José Mariano Gago, que fue ministro de Ciencia y Tecnología (1995-2002) y ministro de Ciencia, Tecnología y Educación Superior (2005-2011) de Portugal. Gago desempeñó una labor crucial en el diseño de los planes de desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación, no solo en su país sino en toda Europa. Y esto lo hizo mediante el diseño y promoción de diversos organismos que han tenido un papel fundamental en la estructura y organización de la ciencia en la Unión Europea durante los últimos treinta años, especialmente la creación e impulso inicial de la Academia Europaea, la European Science Foundation y el European Research Council.

En este Simposio Internacional recordaremos la ingente obra de Gago, y su destacada capacidad intelectual. Primero, en su trabajo como físico de partículas elementales, en el CERN, de Ginebra, centro al que dedicó muchos años de su vida profesional. Después, en la organización de la ciencia, la tecnología y la enseñanza superior en Portugal. Y, en el ámbito europeo, en la organización de organismos que han sido esenciales para la mejora y la gobernanza de la ciencia en la UE y, a través de esto, influir en la mejora de la organización de la ciencia en todo el mundo.

Este Simposio Internacional rendirá un merecido homenaje a Gago al cumplirse el primer aniversario de su muerte. Recordaremos su obra, que fue esencial para la mejora de la universidad portuguesa, y para el desarrollo de organismos que han permitido la implementación de programas científicos, tecnológicos y de innovación a nivel de la UE. Pero, además, también lo fue, y esto es aún más importante, para estimular la investigación de excelencia a nivel mundial, especialmente entre los científicos jóvenes.

Gago también desempeñó un papel crucial para hacer que la cultura científica fuera considerada una de las principales bases para alcanzar una sociedad democrática y libre, donde el conocimiento y la educación fueran los valores de más alto aprecio. Por ello, uno de sus principales logros fue la creación y desarrollo inicial de Ciência Viva, la "Agência Nacional para a Cultura Científica e Tecnológica". Instituida en 1996, tuvo su plasmación más directa en la organización de centros de ciencia en toda Portugual, y con los cuales se hizo posible hacer llegar la ciencia y la tecnología a los jóvenes de todo el país.

Finalmente, no podemos olvidar su papel seminal en la creación y organización de la Academia Europaea, fundada en Londres en 1988, entre cuyos objetivos está el de ayudar en el desarrollo de la política europea para la investigación, la educación y la formación al más alto nivel, y ello tratando de armonizar y coordinar las tradicionalmente diversas y particulares culturas sobre la ciencia y la educación en los muy diversos países europeos. A través de esta "unidad en la diversidad", la visión original de los fundadores de la Academia Europaea fue crear un área genuina de excelencia intelectual reconociendo la calidad y relevancia de todos los campos del saber, y aprovechando la experiencia, cultura y tradición del enorme conglomerado de culturas y tradiciones que constituyen Europa.

Muchas lecciones nos enseñó José Mariano Gago a lo largo de su vida profesional. Trataremos de recordar todo los que nos dejó y de concienciarnos para seguir su ejemplo, en pro de una sociedad más culta, más libre y más preparada. Únicamente así nos podremos enfrentar a los nuevos retos que se presentan a nuestro viejo y joven Continente. Solo a través del conocimiento, de la educación y del diálogo llegaremos a ser el crisol de culturas y civilizaciones que han caracterizado a Europa.

Recordando una afortunada, e impactante, frase de Federico Mayor, podríamos decir:

"Si vis pacem, para verbum".

Síguenos en

  • Twitter
  • Facebook
  • Flickr
  • Youtube
  • Slideshare

© 2007 Fundación Ramón Areces Todos los derechos reservados.

c/ Vitruvio, 5. 28006 Madrid (España) | Teléfono: 91 515 89 80 | C.I.F.: G-28459311