saltar a contenido

Fundación Ramón Areces

Comprometidos con el progreso, la investigación, la educación y la cultura

Notas de prensa

"Un científico que se pase a la industria no tiene por qué dejar de publicar"

Fernando Peláez, director del programa de Biotecnología del CNIO

Publicado el 04/05/2016

Imagen

  • La jornada "Abriendo mentes sobre carreras profesionales de los científicos: más allá de la Academia" muestra vías alternativas para las carreras científicas.
  • Organizada por Fundación Ramón Areces, Científicos Retornados a España (CRE) y Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

Explorar nuevas carreras profesionales de los científicos en el mundo profesional. Este ha sido el objetivo de la jornada celebrada esta mañana en la Fundación Ramón Areces, organizada en colaboración con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y Científicos Retornados a España (CRE). En este foro, Fernando Peláez, director del Programa de Biotecnología del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha afirmado que "un científico que se pase al mundo de la industria no tiene necesariamente por qué dejar de publicar". Para este investigador, "es compatible desarrollar una carrera profesional en ambos sitios". "En la academia se trata de publicar, de participar en proyectos con financiación competitiva y dirección de tesis doctorales, mientras que en el mundo de la industria se trata de conseguir objetivos planeados y de trabajar sobre todo para patentes". En este sentido, ha añadido que "hay muchos perfiles que son relativamente intercambiables en las áreas que no son de investigación".

El Presidente de Científicos Retornados a España (CRE), Fernando Josa Prado, ha comentado en la inauguración de esta jornada cómo "nos olvidamos con la rutina de cosas que sabemos hacer que son muy valiosas en otros muchos campos, más allá del ámbito científico". Fundada hace ahora dos años para representar a los investigadores que tras un período laboral en el extranjero vuelven a España, CRE se propone formar una red de investigadores retornados, asesorar a instituciones sobre los programas de I+D+i que han conocido en otros países, "y también crear conciencia en la sociedad sobre el papel de la ciencia, algo esencial", ha dicho Josa Prado.

Por su parte, Carlos Martínez, del Centro Nacional de Biotecnología, ex director general del CSIC y ex Secretario de Estado de Ciencia y Tecnología, ha calificado a un científico como "una especie de hombre orquesta que puede participar en muchos campos". "Una sociedad sin ciencia es como la Victoria de Samotracia: un bello cuerpo pero sin cabeza", ha añadido. También ha sacado pecho sobre el papel de la ciencia a lo largo de la Historia: "Es quizá la obra colectiva más importante de la humanidad y esto no es nuevo, sino una constante, es algo que nos tiene que enorgullecer a los científicos". A juicio de Martínez, estamos en un momento único: "Nunca la aportación de la tecnología y de conocimiento ha sido tan importante en el desarrollo de la humanidad, desde la invención del aeroplano, al desarrollo de la informática, Internet, ahora el Internet de las cosas (IoT)..." También ha tenido palabras para analizar el papel de las ciencias ómicas a partir del estudio de la genética: "Hasta ahora, el hombre ha sido una consecuencia de la evolución, pero en este momento estamos ante la posibilidad de jugar un papel activo importantísimo en la evolución humana". Y ha recordado cómo, gracias al progreso de la ciencia y la tecnología, en los últimos cien años se ha duplicado la expectativa de vida desde los 40 años de 1900 a los 80 de la actualidad. "Un logro que en cambio se tardó 10.000 años en conseguir desde el neolítico, cuando la expectativa de vida estaba en 20 años", ha añadido.

De definir el papel de los 'invespresarios' se ha encargado José Luis García López, del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB): "Un invespresario no es un investigador que trabaja en una empresa, sino un investigador que es capaz de fundar una empresa, digamos que es una especie biológica necesaria". Ha animado a los científicos a convertirse en emprendedores -"aunque haya que tener paciencia". "Cuando la idea es buena es difícil no encontrar financiación". Y ha enumerado algunas de las ventajas para asumir este nuevo reto profesional: "Es otra manera de entender la ciencia, una forma de complementar el salario, de comprometerse socialmente, de garantizarse una mejor jubilación y también otra forma de ser independiente". "No hay sitio para todos en la academia, hay que buscar esta salida como una necesidad", ha concluido.

Síguenos en

  • Twitter
  • Facebook
  • Flickr
  • Youtube
  • Slideshare

© 2007 Fundación Ramón Areces Todos los derechos reservados.

c/ Vitruvio, 5. 28006 Madrid (España) | Teléfono: 91 515 89 80 | C.I.F.: G-28459311