saltar a contenido

Fundación Ramón Areces

Comprometidos con el progreso, la investigación, la educación y la cultura

Notas de prensa

La creación de startups y empresas de base tecnológica, una salida con futuro para el colectivo científico

Publicado el 05/05/2017

Jornada 'Vías alternativas: el emprendimiento científico'

  • Según estudios llevados a cabo en países como Reino Unido o Estados Unidos, solamente entre el 3,5% y el 8% de los doctores consigue una posición académica indefinida.
  • Científicos emprendedores muestran que hay vida más allá de los centros de investigación y dan las claves para triunfar lanzando al mercado sus propios proyectos desde el laboratorio.

"Solo uno de cada veinte doctores obtendrá finalmente una plaza de investigador en una institución". Así lo ha expresado esta mañana Fernando Josa Prado, presidente de Científicos Retornados a España (CRE), en la Fundación Ramón Areces. Ambas instituciones organizan la jornada 'Vías alternativas: el emprendimiento científico', en la que distintos investigadores han mostrado las claves para dar el salto al mundo de la gestión y de la empresa y así lanzar sus propios desarrollos.

"Tradicionalmente, las opciones profesionales para científicos e investigadores en España se concentraban en la expectativa de obtener un puesto de trabajo en la Academia e Investigación pública, reforzada, además, por la esperanza de conseguir una posición de por vida. La realidad es bien diferente: los números no salen". Josa Prado ha hecho referencia a estudios llevados a cabo en países como Reino Unido o Estados Unidos, según los cuales solo entre el 3,5% y el 8% de los doctores académicos obtiene una posición académica indefinida (es decir, aproximadamente uno de cada veinte). "Si esto no dice nada, miremos el dato al revés: más del 90% de los doctores académicos, muchos de ellos con expectativas de carrera académica, no accederán a este tipo de posiciones laborales. Necesitamos empezar a crear una cultura de pensamiento diferente", ha añadido.

A juicio del presidente de Científicos Retornados a España, las expectativas laborales "deben ser reestructuradas y ampliadas de manera que el talento y la formación tan excelente que se recibe en España hasta el grado de doctor sea aprovechado de manera óptima y permee todos los ámbitos laborales posibles. No sólo el Académico".

El objetivo de esta jornada organizada por la Fundación Ramón Areces y CRE es mostrar casos de éxito de investigadores que se convirtieron en empresarios. De hecho, como recordaba uno de los ponentes, "algunos de los científicos más prestigiosos del mundo son también grandes emprendedores por ser la ciencia y el emprendimiento tareas complementarias". Esta vía no sólo da salida a ese taponamiento de capital humano de alto valor, sino que genera riqueza y competitividad internacional tecnológica, fomentando un ecosistema con ramificaciones industriales y empleabilidad aumentadas. "Fomentar el emprendimiento dentro de España permitirá aprovechar la ciencia básica de manera que sus frutos aplicados den rentabilidad dentro de nuestras fronteras por medio de patentes, licencias de productos e industria tecnológica", ha afirmado el presidente de CRE.

Nuevas competencias necesarias

"El jefe de un grupo de investigación es también un emprendedor. Tiene que conseguir financiación, producir resultados a tiempo, contratar personal… A los científicos nos iría mejor si adquiriéramos y aplicáramos algunas de las herramientas propias de los emprendedores: gestión de equipos, gestión del tiempo, cómo conseguir financiación, estrategias para atraer y retener talento, comunicación en público y dentro del grupo..." Así lo ha expresado Javier García Martínez, director y cofundador de Rive Technology. El también catedrático de la Universidad de Alicante ha lanzado una serie de recomendaciones al auditorio: "El primer paso para emprender desde la ciencia es proteger tu tecnología. El segundo, hablar con potenciales clientes para verificar que tienes algo que quieren comprar. El tercero, tener un plan de negocios que debes redefinir continuamente con tus clientes, socios y proveedores". Para este investigador, el científico/fundador no tiene por qué dirigir su propia empresa y el emprendimiento es una de las maneras que tiene para poner sus descubrimientos al alcance de todos. "No hay mayor satisfacción para un científico que ver que está mejorando la vida de las personas, pero para eso hay que asumir el riesgo que supone llevar una tecnología del laboratorio al mercado. Nunca falta financiación para proyectos sólidos, lo que faltan son proyectos en los que merezca la pena invertir", ha comentado. A la hora de recurrir a financiación, también ha lanzado este consejo: "Pide más dinero del que crees que necesitas, pero tarda en pedirlo tanto como puedas. En otras palabras, trabaja para reducir el riesgo que asumen tus inversores". En su intervención, el fundador de Rive Technology también ha reclamado "reglas más claras, que las universidades tengan modelos sencillos y coordinados, una ventanilla única para todas las administraciones, menor presión fiscal hasta cierto nivel de facturación y una ley que permita fracasar y poder volver a levantarse, pues la mayoría de empresas fracasan". Para terminar, una última advertencia: "Que no te engañen, emprender es durísimo pero enormemente gratificante".

Para el investigador y profesor de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima), Pedro Aceituno, "la propensión a emprender en España se encuentra muy alejada de las posiciones principales en la comparativa mundial". Por este motivo, el director del informe Innovacef considera que "es bastante posible que el conocimiento científico no se esté incorporando a los modelos de negocio de las nuevas empresas".

Otro de los científicos-empresarios que han mostrado su punto de vista sobre la realidad es Gerardo Gutiérrez Fuentes, Fundador del Grupo GADEA. "Emprender tu proyecto merece la pena. Protagonizar en primera persona tu vida profesional es un lujo. Tropezar, sin caer, te hace cada vez más fuerte. Lo único imprescindible es no dejar de intentarlo". Sin embargo, según este investigador, la fórmula para obtener el éxito debe de descansar en tres patas: "En tu formación, en tu experiencia profesional y en tus valores de vida y calidad personal. Sin estas tres cosas, piénsalo antes dos veces".

Despenalizar el abandono

Para Guzmán Sánchez, Director Científico y cofundador de Scienseed, "es importante despenalizar el abandono de la carrera investigadora y dotar las alternativas de contenido". A su juicio, "es esencial deshacer la creencia de que la carrera profesional es lineal y predecible; existen muchos factores subjetivos y humanos cuya influencia es igual o mayor que los factores objetivos". Ha añadido que se puede crear una empresa sin vocación empresarial, pero se necesita convicción en torno a la idea de negocio. Además, ha destacado cómo la formación de investigador también es muy útil en otros perfiles profesionales como el de comunicación "si se complementa con formación técnica adicional y con una visión más generalista y social de la ciencia".

Las instituciones que ayudan a los científicos a sacar adelante su proyecto ha tomado la palabra también el director del Parque Científico de Madrid, Alejandro Arranz Calvo. "En el ámbito científico, el esfuerzo emprendedor es doble, por la dureza de las carreras profesionales, las dificultades inherentes a la naturaleza disruptiva de las innovaciones, y la falta de actitud innovadora en empresas, instituciones e inversores", ha destacado. "A pesar de ello, una de las opciones laborales para jóvenes investigadores que se están consolidando poco a poco en España es crear una spin-off, startup o nueva empresa de base tecnológica (o trabajar en ellas)", ha añadido. Durante su intervención ha recordado cómo desde 2001, casi 300 empresas científicas, en su mayoría activas en la estos momentos, se han desarrollado en las instalaciones del Parque Científico de Madrid, "que ha contribuido a reducir el aislamiento e incertidumbre de estas nuevas empresas, inherentes a todo proyecto empresarial, mejorando su prestigio, sus posibilidades de financiación y reduciendo sus errores empresariales".

Síguenos en

  • Twitter
  • Facebook
  • Flickr
  • Youtube
  • Slideshare

© 2007 Fundación Ramón Areces Todos los derechos reservados.

c/ Vitruvio, 5. 28006 Madrid (España) | Teléfono: 91 515 89 80 | C.I.F.: G-28459311