saltar a contenido

Fundación Ramón Areces

Comprometidos con el progreso, la investigación, la educación y la cultura

Notas de prensa

Charlie Beckett: "Las redes sociales nunca reemplazarán a los editores de los medios"

Publicado el 13/06/2017

Lecciones Magistrales de la Fundación Ramón Areces y la London School of Economics sobre 'La comunicación y los medios enuna era de transformación tecnológica'

  • Según Damian Tambini, director de investigación del Media and Communications Department de la London School of Economics (LSE): "Facebook y Google están asumiendo parte del poder de los medios tradicionales, pero no están cumpliendo las responsabilidades éticas de la profesión periodística".
  • Alexander Grous, experto en seguridad de la LSE: "Nunca habrá garantía de un proceso u organización totalmente seguro. Nuestra vida diaria implica asumir riesgos calculados para todo".

"Las redes sociales nunca reemplazarán a los editores de los medios tradicionales. Esta figura será cada vez más importante para arbitrar la información y el debate. Habrá una demanda creciente de profesionales que creen contenido y que ayuden a los ciudadanos a encontrar la información que necesitan". Así lo ha expresado en Madrid Charlie Beckett, director fundador de POLIS, un think-tank de la London School of Economics (LSE) cuyo objetivo es la investigación y el debate sobre el periodismo internacional y su relación con la sociedad. Beckett participa en la Fundación Ramón Areces en unas Lecciones Magistrales que se celebran desde ayer lunes hasta mañana miércoles bajo el lema La comunicación y los medios en una era de transformación tecnológica. Para este asesor de diferentes organizaciones, en la actualidad hay muchas más oportunidades para el ciudadano de crear y compartir contenidos. "También es mucho más fácil para cualquiera crear marcas, plataformas o canales para expresar sus puntos de vista. Con toda esta abundancia se vuelve aún más importante que haya especialistas creíbles, expertos y confiables que trabajan en los medios de comunicación para ofrecer una alternativa a las falsas noticias, la desinformación y la propaganda", asegura.

Respecto a esas noticias falsas, ha comentado Beckett que éstas se presentan de muchos modos para distorsionar la realidad. Sin embargo, este experto de la LSE ve en ellas "una gran oportunidad" para que los medios transparentes y dignos de confianza demuestren su valía. "Nunca seremos capaces de erradicar noticias falsas, pero los medios de comunicación y los expertos podrán promocionarse como la alternativa saludable". Preguntado sobre el futuro del periodismo político, Beckett considera que este prosperará si demuestra que "está del lado del ciudadano y si puede proporcionar informes y análisis éticos, informados y atractivos".

Encuestas políticas menos fiables

Por su parte, Damian Tambini, director de Investigación del Media and Communications Department de la LSE, ha explicado que las campañas políticas, al convertirse en online, también se han vuelto más volátiles. "Esta es la razón por la cual las encuestas son menos fiables y por qué necesitamos un nuevo debate sobre cómo gestionar las campañas, limitar los presupuestos y mantener unas condiciones de igualdad". Ha recordado Tambini cómo "en Europa las elecciones nunca han sido perfectas, pero el desafío del populismo combinado con campañas online opacas y menos reguladas crean peligros para la legitimidad de todo el proceso".

A juicio de este experto en regulación y políticas en el ámbito de la comunicación y los medios, "Facebook y Google están asumiendo parte del poder que disfrutan los medios tradicionales, pero no los están reemplazando". Según ha explicado en la Fundación Ramón Areces, a través de múltiples campos se les pide que asuman el papel de censores, ya sea de discurso de odio y terrorismo, o de infracción de derechos de autor. "El problema es que no están asumiendo ninguna de las responsabilidades éticas que se insertaban en la profesión periodística, y nuestras actuales leyes y conceptos del derecho de la competencia y los derechos fundamentales aún no se han ajustado. Existe una oportunidad de cambiar esto hacia el interés público y proteger al público de nuevas formas de propaganda y manipulación, pero no hay ninguna garantía de que vayamos a controla esto", ha añadido.

El valor de los datos personales

En este foro también se ha hablado bastante del papel protagonista de la seguridad en el proceso de transformación digital. El profesor de la LSE Alexander Grous, especializado en innovación, datos, tecnología y productividad, ha sido claro: "Nunca habrá garantía de un proceso o organización totalmente seguro. Nuestra vida diaria implica asumir riesgos calculados para todo: desde conducir un coche a montarse en un avión, cruzar la calle... y cada vez más en una esfera digital, proporcionando nuestros datos a las organizaciones". En este punto, ha recordado que "el activo más valioso que a menudo poseemos son nuestros datos personales" y que "la única opción disponible para cada uno de nosotros es tener cuidado al entregar nuestra información personal".

Así, ha lanzado el mensaje de que cualquier institución que utilice tecnología, ya sea para celebrar unas elecciones, para practicar comercio electrónico, para cuestiones de salud, educación o banca, debe asegurarse de que está adecuadamente probado. "Las organizaciones grandes con sistemas y datos complejos necesitan estar constantemente atentas a los virus y a las amenazas de piratería. Por cada profesional que vela por la seguridad en una organización habrá un sinnúmero de otros atacantes acechando en el ciberespacio tratando de encontrar una manera de penetrar las defensas", ha insistido.

Preguntado por lo ocurrido en las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos, Grous ha respondido: "No creo que lleguemos al fondo de lo que ocurrió exactamente y, lo que es más importante, quién fue el responsable: numerosas personas y organizaciones están culpándose unas a otras. Sí parece que los hackers accedieron a la información a través de una serie de departamentos, organizaciones y particulares". Ha recordado este experto que "las elecciones son un objetivo ideal para muchas personas disgustadas con un partido político o con un político en concreto". "Es posible que nunca sepamos exactamente quién fue el responsable de algunas de las violaciones observadas en las elecciones, pero sí sabemos que ocurrieron".

Síguenos en

  • Twitter
  • Facebook
  • Flickr
  • Youtube
  • Slideshare

© 2007 Fundación Ramón Areces Todos los derechos reservados.

c/ Vitruvio, 5. 28006 Madrid (España) | Teléfono: 91 515 89 80 | C.I.F.: G-28459311