Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

ES

Fin de la sección de idiomas

Acceso / Registro

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

MENÚ

Proyectos de investigación

Comienza el contenido principal

Propagación de la incertidumbre buena y mala a través de la economía global

XVI Concurso Nacional para la Adjudicación de Ayudas a la Investigación en Ciencias Sociales

Economía Internacional

Investigador Principal: Helena Chuliá Soler

Más información

Centro de investigación o Institución: Universidad de Barcelona.

Sinopsis

El objetivo del proyecto ha sido explorar los efectos asociados con los choques de incertidumbre sobre los mercados financieros y las variables macroeconómicas. Para ello, diferenciamos entre incertidumbre “mala” (relacionada con noticias negativas en el mercado, como por ejemplo un crecimiento negativo o acontecimientos políticos desestabilizadores) e incertidumbre “buena” (relacionada con noticias positivas, como por ejemplo la innovación tecnológica inesperada o, beneficios financieros). 

En primer lugar, hemos respondido a la pregunta: ¿Cómo influye la integración del mercado de capitales en la distribución del riesgo de consumo? Demostramos que la respuesta depende de la descomposición de la integración del mercado de capitales en “buena” y “mala”. Para llegar a esta conclusión, proponemos nuevas medidas de integración de los mercados de capital, basadas en choques de “buena” y “mala” incertidumbre, así como índices específicos de distribución del riesgo de consumo de cada país. Demostramos que, si bien existe una disociación entre el crecimiento del consumo individual y la distribución del riesgo a nivel mundial después de episodios de integración “mala”, observamos una recuperación después de episodios de integración “buena”.

En segundo lugar, hemos explorado cuál es el efecto de la incertidumbre sobre la actividad económica y los precios de los activos financieros, distinguiendo no sólo entre la incertidumbre “mala” y “buena”, sino también entre la incertidumbre “esperada” e “inesperada”. Descomponemos la incertidumbre total en dos partes: un componente esperado, que representa la cantidad de variación que los agentes pueden anticipar para una determinada variable de interés, y uno inesperado, que está relacionado con la cantidad de variación que los agentes no pueden predecir. Demostramos que la noción de incertidumbre, que a menudo se asimila empíricamente a un segundo momento condicional (o a sus expectativas), está más relacionada con lo que aquí identificamos como "mala incertidumbre inesperada". Otras nociones generales de incertidumbre, como la incertidumbre esperada “buena” y “mala” o la incertidumbre inesperada “buena”, inciden en la actividad económica y en los mercados financieros de diversas maneras que no siempre coinciden con los modelos teóricos.

  • Actividades relacionadas
  • Proyectos relacionados
  • Noticias relacionadas
  • Publicaciones relacionadas

ver todos

Fin del contenido principal