Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

ES

Fin de la sección de idiomas

Acceso / Registro

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

MENÚ

Proyectos de investigación

Comienza el contenido principal

Uso de modelos animales para evaluar intervenciones dirigidas a la desnutrición y el retraso del crecimiento en niños

XVIII Concurso Nacional para la Adjudicación de Ayudas a la Investigación en Ciencias de la Vida y de la Materia

Seguridad alimentaria y biotecnología

Investigador Principal: Fernando Martín Belmonte

Centro de investigación o Institución: Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa". CSIC-Universidad Autónoma de Madrid

Sinopsis

Este proyecto tiene como objetivo generar un nuevo modelo animal para estudiar la función de una población de enterocitos ricos en lisosomas (llamados LRE). Nuestros resultados previos identificaron que el gen de la plasmolipina (PLLP) es necesario para la diferenciación de los LRE presentes en un fragmento del intestino delgado (Ileum) que desempeña un papel esencial y conservado en la absorción de proteínas para una nutrición y el crecimiento durante el desarrollo. (Rodriguez-Fraticelli et al 2015). También encontramos que las alteraciones en las interacciones recíprocas entre los LRE del hospedador, la microbiota y la dieta pueden tener resultados inesperados que agravan los déficits nutricionales en personas desnutridas. Por lo tanto, el éxito de intervenciones probióticas para las disfunciones entéricas ambientales (DEE) deben evaluar de forma integral todos los aspectos de estas interacciones.

Durante este último año, observamos que uno de los reguladores críticos de la homeostasis intestinal es la autofagia, un proceso de degradación lisosomal ubicuo, que las células utilizan para descomponer su material. De hecho, encontramos que los componentes de la vía de la autofagia están altamente expresados en LRE en comparación con IEC (Herranz et al. Presentado). De hecho, hemos descrito que durante la lactancia, los enterocitos del íleon de los ratones tienen niveles muy altos de autofagia, y estos se reducen significativamente durante la transición al destete. Y más precisamente, hemos visto por microscopía y citometría de flujo (FACS) que estos altos niveles de autofagia se deben a un flujo de autofagia elevado en la población LRE.

La autofagia requiere la formación de autofagosomas, un compartimento vesicular característico formado a través del reclutamiento jerárquico de proteínas relacionadas con la autofagia (ATG). La autofagia se clasifica como autofagia canónica o no canónica, diferenciada por su vía molecular y las funciones celulares que regulan. Trabajos anteriores han descrito que la cantidad de autofagia canónica y no canónica está estrictamente regulada y determina la Huella Digital de Autofagia (AF) de un tejido. Nuestros resultados más recientes muestran que las células epiteliales también presentan una AF precisa durante la morfogénesis (Gómez-López et al., en revisión). Además, una AF aberrante resultante de WIPI2, ATG16L1 o Vps34 defectuosos presenta defectos sustanciales en la formación de la luz. Por tanto, la función normal de las células epiteliales requiere una regulación adecuada de la huella dactilar de la autofagia (Gomez-Lopez et al., en revisión). 

 

Producción Científica
 
Artículos generados en Revistas 4
Comunicaciones en Congresos Nacionales 1
Comunicaciones en Congresos Internacionales 2

 

  • Actividades relacionadas
  • Proyectos relacionados
  • Noticias relacionadas

ver todos

Fin del contenido principal