Jump Main Menu. Go directly to the main content

Sección de idiomas

EN

Fin de la sección de idiomas

Access / Registration

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

MENU

Noticias

Start of main content

Expertos reclaman más apoyo a la investigación en plantas

Life and Matter Sciences Published on 01/12/2022

La Fundación Ramón Areces y la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular (SEBBM) analizan el potencial de las herramientas CRISPR para obtener alimentos más nutritivos y sostenibles.

Madrid. 12 de enero de 2022.  La necesidad de obtener más y mejores alimentos para una población en continuo crecimiento y de una forma más sostenible es un reto para la agricultura y la biotecnología vegetal. Esta rama de la ciencia trabaja para mejorar los cultivos de forma eficiente, saludable y rápida. Para abordar este tema, la Fundación Ramón Areces y la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular (SEBBM) han organizado la conversación online ‘Del control del desarrollo vegetal a la biotecnología: fortalezas y debilidades’. En ella participaron Pilar Sánchez-Testillano, investigadora científica CSIC y vicedirectora del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas-CSIC; Crisanto Gutiérrez, responsable del Programa de Dinámica y Función Genómica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa CSIC-UAM de Madrid; e Inmaculada Yruela, investigadora de la Estación experimental de Aula Dei EEAD-CSIC, que ejerció de moderadora. Los tres expertos coincidieron en reclamar mayor apoyo a la investigación en plantas y destacaron el potencial que ofrecen las herramientas de edición genética CRISPR para obtener más y mejores alimentos de una forma más sostenible.

“En las dos últimas décadas se ha producido un avance espectacular en la identificación de genes con funciones importantísimas en las plantas, gracias a las ciencias ómicas y a la edición genética (CRISPR), entre otras técnicas…”, expresó Pilar Sánchez-Testillano, investigadora científica CSIC. “Estamos en un momento muy bueno para abordar numerosos retos y muchos de estos conocimientos se están trasladando a la problemática de la agricultura”, añadió.

Pilar Sánchez-Testillano: "En Estados Unidos, en Canadá y en Australia están apostando por estas técnicas porque saben que es el futuro, mientras que en la Unión Europea nos estamos quedando atrás lamentablemente"

 

Para la vicedirectora del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas-CSIC, es clave “apostar por la investigación en plantas”. “El cultivo in vitro de plantas es una tecnología que permite el desarrollo y la propagación de especies seleccionadas de forma masiva y controlada. Es algo que se lleva explotando desde hace décadas. Las técnicas de edición genética en las plantas son una revolución pues mejoran sus características”.

Pilar Sánchez-Testillano ha recordado, en esta conversación online, la importancia de la edición genética por ejemplo en tomates. Y ha reclamado “una regulación no tan estricta y prohibitiva como la que existe en Europa”. “En otras regiones del mundo, con otro marco jurídico menos restrictivo, se están aprovechando estas tecnologías para acelerar de forma espectacular y eficiente la edición genética y así mejorar sus cultivos. En Estados Unidos, en Canadá y en Australia están apostando por estas técnicas porque saben que es el futuro, mientras que en la Unión Europea nos estamos quedando atrás lamentablemente”. Ha añadido que los científicos ya han probado que “no existe ningún riesgo para la población” y, sin embargo, seguimos con un ambiente social y político demasiado restrictivo que “hay que resolver”.

Por su parte, el investigador Crisanto Gutiérrez, responsable del Programa de Dinámica y Función Genómica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa CSIC-UAM de Madrid, también ha reclamado más apoyos para la investigación. “Es incomprensible que sigamos en niveles de inversión en ciencia y de I+D como la de hace 10 años. En España, hay una gran cantidad de grupos que han impulsado el desarrollo de investigación en biología de plantas. Contamos con unos institutos de investigación de primera línea y sería una pena que estas líneas tan bien posicionadas no puedan desarrollarse”.

En su opinión, si se compara cómo era la situación hace 30 años en cuanto a los laboratorios de investigación en plantas con el momento actual, se ha avanzado mucho y es un área  sumamente atractiva y “capaz de hacer unos abordajes muy sofisticados que permiten estudiar procesos muy complejos”. “Sin embargo, tenemos un gran problema por la falta de posibilidades de continuar esa carrera investigadora”, ha añadido. 

  • Activities related
  • Projects related
  • News related
  • Publications related

see all

End of main content