Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

ES

Fin de la sección de idiomas

Acceso / Registro

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

MENÚ
Menú secundario Fin del menú secundario

Comienza el contenido principal

Expertos piden no bajar la guardia ni relajarse sobre la vacunación

Ciencias de la Vida y de la Materia Publicado el 11/02/2022

La Fundación Ramón Areces y el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid analizan en un debate los futuros fármacos para hacer frente a las distintas variantes del Sars-Cov-2.

Madrid. 11 de febrero de 2022.  Los anticuerpos monoclonales y los antivirales se abren paso en el tratamiento de la covid-19, pero los expertos vuelven a insistir en la importancia de la vacunación. Advierten de una cierta relajación de la población en este sentido y piden que no se baje la guardia para recibir las dosis de refuerzo. “La investigación y el desarrollo de otros tratamientos anti covid-19 nunca justificarán la actitud de los negacionistas”, ha aclarado Juan González del Castillo, director del servicio de urgencias del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Este especialista ha participado en el debate ‘Covid-19: más allá de las vacunas’, celebrado en la Fundación Ramón Areces y organizado junto al Ilustre Colegio de Médicos de Madrid. En este encuentro, moderado por el epidemiólogo Emilio Bouza, presidente del Consejo Científico de la Fundación Ramón Areces, varios profesionales que siguen luchando contra la enfermedad en distintos hospitales han analizado los diferentes tratamientos en ensayos clínicos y que nos ayudarán a convivir con un virus que corroboran “se quedará entre nosotros mucho tiempo”.

“Disponemos ya de dos antivirales orales que podemos prescribir en atención primaria o urgencias para su administración en el domicilio y también contamos con otras dos soluciones intravenosas, dos anticuerpos monoclonales. Estos fármacos evitan la progresión de la enfermedad en los contagiados con una alta tasa de eficacia. Esto, junto con las vacunas, va a cambiar el paradigma de la enfermedad por covid y debemos pensar que no vamos a llegar a las situaciones previas que hemos vivido con esta enfermedad”, ha destacado el doctor González del Castillo. Ha añadido que, de aquí a un año, los pacientes de avanzada edad o inmunodeprimidos que acudan al hospital con covid en los primeros cinco días de la enfermedad van a acceder a soluciones para evitar que su situación se agrave en un 80%-90% de los casos. “El riesgo de mortalidad, que ya ha descendido de forma muy importante gracias a las vacunas, seguirá bajando de forma drástica con estos tratamientos”, ha augurado el director de urgencias del Hospital Clínico San Carlos.

Por su parte, José María Molero, especialista en Medicina de Familia y en Enfermedades Infecciosas, ha llamado la atención sobre las dificultades para que estos tratamientos lleguen a toda la población que pueda necesitarlos. “Los recursos son limitados y tendremos que admitir que no llegaremos con ellos a todos los pacientes. Es una situación compleja. Ya tenemos identificados diferentes perfiles de pacientes que pueden empeorar. Tenemos que explicar por qué a un paciente obeso de más de 65 años que no se ha vacunado y que sufre bronquitis crónica no va a poder recibir este tratamiento, pero sí en cambio una persona de 75 años que está vacunada. Se van a dar esas situaciones…”, ha expresado. Preguntado por cómo cree que llegaremos a final de año, ha respondido que ve “difícil que haya alivio”. “La actividad no va a disminuir para retomar la actividad de antes. Mucha actividad diaria va a seguir estando relacionada con la covid”. Y se ha referido a la situación de estrés que llevan viviendo en estos dos últimos años: “Necesitamos recuperar la actividad normal porque existen otras enfermedades que estamos desatendiendo y que están generando una mortalidad importante”.

José María Molero: "Necesitamos recuperar la actividad normal porque existen otras enfermedades que estamos desatendiendo y que están generando una mortalidad importante"

 

En este debate, de la Fundación Ramón Areces y el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, también ha participado Mari Cruz Martín-Delgado, jefa del servicio de medicina intensiva del Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz (Madrid). En su caso, ha analizado el uso que se ha hecho durante estos dos años de los corticoides. “Estos antiinflamatorios e inmunomoduladores, como la Dexametasona, se han demostrado muy útiles en pacientes que necesitan oxígeno y soporte ventilatorio, incluso ventilación mecánica. Sin embargo, no está recomendada su administración en aquellos pacientes que se encuentren en una fase inicial de la enfermedad”, ha explicado. También ha llamado la atención sobre el uso que los corticoides puede tener en enfermos menos graves, en los que “se eleva el riesgo de sufrir infecciones”.

Sobre la evolución de la pandemia, la doctora Martín-Delgado pronostica que “los pacientes no vacunados con enfermedades que les hagan bajar las defensas son los que más van a llegar a las UCI, pero también pacientes jóvenes y sanos”. Ha aprovechado su presencia en este debate para reclamar una vuelta al trabajo con estándares de calidad. “Hemos perdido mucho recurso humano que estaba muy formado y que era muy competente y tenemos que rearmar esos equipos”, ha advertido.

Para Pilar de Lucas Ramos, del Servicio de Neumología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, es necesario avanzar hacia una medicina cada vez más personalizada, de precisión. De la decena de tratamientos posibles que hay en estudio para enfrentarse a la covid-19, esta especialista aboga por la vacuna por encima de todos los remedios. “Esta pandemia nos ha enseñado a ser prudentes. Ha ido desmontando todo tipo de pensamientos y de previsiones. Hay que seguir insistiendo en la vacuna. Estoy detectando cierta relajación en la población para administrarse la tercera dosis de refuerzo y no conviene relajarse. La vacuna ha sido fundamental. Si conseguimos vacunas que aún resistan mejor las potenciales variantes, mejor que mejor. Después, es evidente que la disponibilidad de antivirales nos va a facilitar mucho las cosas, al igual que debemos mejorar la evidencia ya existente sobre los monoclonales”. Ha aclarado, no obstante que, pese a estos avances en el abordaje de la enfermedad, seguirá habiendo enfermos que empeoren y vayan a la UCI. “Para finales de este 2022, tenemos que estudiar también cómo organizar la estructura asistencial porque vamos a seguir teniendo un alto volumen de pacientes. Nuestro reto ahora es organizar la asistencia para que podamos hacer frente a esta nueva enfermedad, de la que cada vez conocemos más y que coexistirá con todas las demás”.

  • Actividades relacionadas
  • Proyectos relacionados
  • Noticias relacionadas
  • Publicaciones relacionadas

ver todos

Fin del contenido principal