Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

ES

Fin de la sección de idiomas

Acceso / Registro

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

MENÚ
Menú secundario Fin del menú secundario

Comienza el contenido principal

Joaquín Sánchez (Ciemat): “España es una potencia industrial en fusión”

Ciencias de la Vida y de la Materia Publicado el 28/10/2020

El director del Laboratorio Nacional de Fusión (Ciemat), Joaquín Sánchez, ha asegurado que “España ocupa la tercera posición en importancia entre los proveedores de tecnología para la construcción del proyecto internacional ITER".

Madrid. 28 de octubre de 2020. “El director del Laboratorio Nacional de Fusión (Ciemat), Joaquín Sánchez, ha asegurado que “España es una potencia industrial en el campo de la fusión”. “Ocupa la tercera posición en importancia entre los proveedores de tecnología para la construcción del proyecto internacional ITER”, ha asegurado en una conferencia organizada por la Fundación Ramón Areces con el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat). Durante su intervención, ha hablado de ‘La Fusión Termonuclear como fuente de energía masiva, segura e inagotable’. Según ha comentado, los ingenieros españoles están asumiendo un rol protagonista en el diseño y construcción de un proyecto que, con sede en la ciudad francesa de Cadarache, tiene en Barcelona la Agencia Domestica Europea, responsable de la gestión de las contribuciones de la Unión Europea a ITER. “No solo estamos contribuyendo en obra civil, sino en el corazón tecnológico del ITER, por ejemplo, en las bobinas toroidales, en la cámara de vacío y en la primera pared, todos ellos elementos muy complejos técnicamente”, ha añadido. De ahí que se haya mostrado bastante optimista para que Granada acoja próximamente una parte importante del desarrollo de la energía de fusión, el experimento IFMIF-DONES.   

En la presentación de esta conferencia, el físico Manuel Aguilar, miembro del Consejo Científico de la Fundación Ramón Areces, se ha referido al proyecto ITER como “colosal, con un presupuesto estimado en 25.000 millones de euros, cinco veces superior a lo que supuso la construcción del gran colisionador de partículas LHC del CERN”. “La fusión termonuclear es un tema verdaderamente relevante para el futuro energético y climático de nuestro planeta”, ha añadido Aguilar, que “promete esa energía masiva, segura y sostenible que todos deseamos”. Para Joaquín Sánchez, esa misma cifra, 25.000 millones de euros, es también “el coste del petróleo que quema la humanidad durante apenas cinco días”. “Esta sociedad, que está consumiendo todo el petróleo, debería al menos emplear lo que cuesta ese consumo durante un par de semanas para dejar algo a los que vienen detrás”, ha añadido.

Para situar su intervención, ha recordado cómo la población mundial consume sobre todo combustibles fósiles, en torno a unos 100 millones de barriles de petróleo diarios, valorados en 5.000 millones de euros. “Es, además, un consumo de energía muy desigual porque en los países de la OCDE asciende a 5.500 watios por persona, mientras que en el resto no supera los 1.500 watios. Estos 5.700 millones de personas que no viven en países miembros de la OCDE van a querer con el tiempo consumir la misma cantidad de energía que consumimos los 1.200 millones de habitantes de los países de esta alianza. Por mucho que ahorremos y repartamos esa energía, va a hacer falta nuevas fuentes para tener suficiente para todos. Para atender esas necesidades y dar solución a los problemas de energía del mañana vamos a necesitar lo que llamamos fuentes masivas, en grandísimas cantidades, ya sea para generar agua potable, para producir alimentos, para reciclar materiales… y ahí la fusión termonuclear puede ser una solución, que además es respetuosa con el medio ambiente y sostenible”.

Este experto ha explicado cómo la fusión de isótopos de hidrógeno lleva décadas de desarrollo con el objetivo de proporcionar a la humanidad esa fuente de energía masiva, inagotable y respetuosa con el medio ambiente, basada en un combustible de bajo coste y distribuido por todo el planeta

 

El director del Laboratorio Nacional de Fusión también ha puesto un ejemplo para mostrar el salto cuantitativo que supondrá -presumiblemente en la segunda mitad de este siglo- esta prometedora fuente de energía. “Para hacernos una idea, si a un gramo de hidrógeno aplicamos la combustión en oxígeno, podemos conseguir que un coche avance 100 metros. Si, en cambio, aplicamos reacción de fusión, multiplicaremos su potencial por 2.000.000. De esta manera, el coche, con ese mismo gramo de hidrógeno, podría recorrer 200.000 kilómetros, una distancia equivalente a dar cinco veces la vuelta a la Tierra”, ha señalado Sánchez.

Durante su conferencia, este experto ha explicado cómo la fusión de isótopos de hidrógeno lleva décadas de desarrollo con el objetivo de proporcionar a la humanidad esa fuente de energía masiva, inagotable y respetuosa con el medio ambiente, basada en un combustible de bajo coste y distribuido por todo el planeta. Desafortunadamente, esta forma tan atractiva de generar energía tiene una contrapartida: para llevar a cabo la reacción tenemos que mantener el combustible a temperaturas de varios cientos de millones de grados. Conseguir esto de manera estable y energéticamente rentable ha sido durante décadas el objetivo de los diversos programas de investigación a nivel internacional. Estos programas se unieron, hace ya más de diez años, en un proyecto conjunto, el experimento ITER, actualmente en construcción, que constituye en sí mismo uno de los mayores desafíos científico-técnicos a los que se ha enfrentado la humanidad y cuyo objetivo es generar un sistema en el que la reacción de fusión proporcione diez veces más energía de la que se necesita para mantener el combustible a estas altas temperaturas.

Joaquín Sánchez también ha puesto fecha a la generación de este tipo de energía para su distribución comercial: “El proyecto DEMO, que generaría 300-500 megavatios eléctricos, con regeneración de tritio y material de baja activación, operará continuamente siete días a la semana. No tendría por qué ser un proyecto conjunto de varios países, porque países como China o Corea del Sur podrían construir su propio DEMO en solitario. Siendo realistas, pensamos que, si todo va como hasta ahora, podría empezar a construirse, porque el diseño se está llevando ya a cabo, en el año 2050”.

  • Actividades relacionadas
  • Proyectos relacionados
  • Noticias relacionadas
  • Publicaciones relacionadas
  • Blog entradas relacionadas

ver todos

Fin del contenido principal