Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

ES

Fin de la sección de idiomas

Acceso / Registro

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

MENÚ
Menú secundario Fin del menú secundario

Comienza el contenido principal

Antonio Gómez Caamaño: “La protonterapia es ya una esperanza para los tumores más agresivos”

Ciencias de la Vida y de la Materia Publicado el 09/06/2022

Para Felipe Calvo, director del Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica Universidad de Navarra, “los protones aportan valor en salud (menos toxicidad, menos soporte, menos secuelas) en el tratamiento personalizado del cáncer".

Madrid. 9 de junio de 2022.  “La protonterapia es una realidad que ya está aquí. Nuestra obligación es optimizarla y aprovecharla en beneficio de nuestros pacientes. Esta técnica es ya una esperanza para los tumores más agresivos”. Así lo ha anunciado el Dr. Antonio Gómez Caamaño, presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica, en una jornada organizada por la Fundación Ramón Areces. En este encuentro, varios especialistas en este campo de la medicina han destacado la revolución que supone la radioterapia de precisión y de última generación para seguir ganando la batalla contra el cáncer.

“Toda la filosofía de la radioterapia se basa en dos principios básicos: dosis muy altas en el tumor y dosis muy bajas en los tejidos sanos circundantes. Y toda la historia de la radioterapia, desde su nacimiento como especialidad médica, ha sido una búsqueda incesante de estos dos principios. En este camino, nos hemos apoyado en disciplinas ‘amigas’ como la radiología, la radiofísica y la radiobiología, pero realmente ha sido un desarrollo tecnológico imparable lo que ha permitido el desplazamiento de la radioterapia desde un papel fundamentalmente paliativo en sus inicios, a un papel potencialmente curativo en múltiples estadios de la enfermedad en la actualidad”, ha añadido Gómez Caamaño. Según ha explicado, la protonterapia es la última parada en este apasionante viaje. Y la ha definido con estas palabras: “Precisión física abrumadora con capacidad para revolucionar la biología de la medicina de la radiación. Una interacción ‘mágica’ para generar auténtica radioterapia de valor”.

Para hacer ver a la audiencia congregada en la Fundación Ramón Areces el poder de esta tecnología, se ha atrevido a ponerle tres calificativos: “Hablamos de radioterapia inteligente, radioterapia elegante y de radioterapia afable. Inteligente porque es el producto de un conocimiento transversal. Elegante porque, una vez que entra, solo puedes mirarla pasar. Afable porque es cordial y suave en su trato con los tejidos del paciente”.

Felipe Calvo: “Es necesario avanzar en el tratamiento personalizado del cáncer”

 

Para el presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica, “mas allá de su indudable valor asistencial, abriendo una importante ventana de esperanza en determinados pacientes y en determinados tumores ‘complicados’, representa una interesante plataforma para interaccionar con otras disciplinas y, de esta manera, avanzar en oncología y otras ramas del conocimiento”. Y ha vaticinado que “en un próximo futuro, esa realidad será una gran oportunidad bañada de equidad y accesibilidad”.

Por su parte, el Dr. Felipe Calvo, director del Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica Universidad de Navarra, ha asegurado que “es necesario avanzar en el tratamiento personalizado del cáncer”. “En este sentido, la promoción de la salud reconoce en la actualidad dos variables dominantes: curación de la enfermedad y calidad de supervivencia”, ha explicado. “El análisis de costes de la atención medica con soporte activo a la toxicidad aguda y tardía inducida por los tratamientos oncológicos es el escenario real para entender el valor en salud de la protonterapia”, ha afirmado. Para este experto, “la evaluación de discapacidad y dependencia socio-sanitaria a medio y largo plazo en supervivientes de cáncer debe introducirse en el modelo de análisis del valor en salud de la innovación terapéutica en medicina de precisión.” Según ha explicado, también aquí hay que buscar el equilibrio: “El beneficio clínico en radioterapia oncológica solo es esperable sobre la base de beneficio dosimétrico previo con limitación de exposición a irradiación innecesaria de tejidos normales no afectados por cáncer. Los protones aportan valor en salud (menos toxicidad, menos soporte, menos secuelas) en el tratamiento personalizado del cáncer”.

En esta jornada también ha participado la Dra. Yolanda Prezado, directora de investigación en el Centro Nacional de Investigaciones científicas francés (CNRS), quien ha querido resaltar cómo “la protonterapia es uno de los sistemas de radioterapia técnicamente más sofisticadas, a la vanguardia de la innovación, y que permite una gran precisión en la deposición de dosis en el tumor, reduciendo significativamente los efectos secundarios”.  Ha coincidido con Gómez Caamaño en que esta innovación se traduce en “tratamientos más seguros y eficaces en pacientes con tumores de difícil tratamiento, y tumores pediátricos, entre otros."

Para hablar del cáncer infantil, ha intervenido el Dr. Alvaro Lassaletta, coordinador de la Unidad de Neurooncología del Hospital Universitario Niño Jesús en Madrid. “Los supervivientes de tumores cerebrales pediátricos presentan a largo plazo las secuelas derivadas propiamente de su tumor (hidrocefalia persistente, estructuras del cerebro infiltradas/comprimidas por el tumor), pero también de los tratamientos recibidos (cirugías, quimioterapias, radioterapia). El objetivo del neuro-oncólogo pediátrico no es sólo curar a estos pacientes, sino curarlos en las mejores condiciones posibles para su vida adulta. La protonterapia es un avance más en este objetivo”. Para Lassaletta, esta técnica permite disminuir los efectos secundarios a nivel neurocognitivo en los niños y adolescentes con tumores cerebrales pediátricos, “lo que a largo plazo mejora su integración en la sociedad y su calidad de vida”.

Por último, el Dr. Javier Aristu, director clínico del Servicio de Oncología Radioterápica y Protonterapia de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid, ha admitido que “la protonterapia en pacientes adultos mejora la propuesta dosimétrica respecto al tratamiento convencional con fotones aportando una menor dosis de irradiación de tejidos, estructuras y órganos sanos”. “Esta superioridad dosimétrica genera menos linfopenia, variable independiente de supervivencia en cáncer de esófago y probablemente en otros tumores sólidos y puede explotarse en pacientes ancianos en los que sus tejidos frágiles pueden ser excluidos respetados con mayor eficiencia”, ha añadido. También se ha referido a otros tumores como el de mama y próstata, en los que la protonterapia “administrada con hipofraccionamiento extremo sobre un volumen parcial puede optimizar el coste-beneficio de la técnica y añadir un probable refuerzo radiobiológico”.

  • Actividades relacionadas
  • Proyectos relacionados
  • Noticias relacionadas
  • Publicaciones relacionadas
  • Blog entradas relacionadas

ver todos

Fin del contenido principal