Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

ES

Fin de la sección de idiomas

Acceso / Registro

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

MENÚ
Menú secundario Fin del menú secundario

Comienza el contenido principal

“Los supercomputadores nos permitirán crear un gemelo digital de la Tierra”

Ciencias de la Vida y de la Materia Publicado el 22/03/2022

Conversación entre el director del Centro Nacional de Supercomputación, Mateo Valero, y María Vallet, investigadora líder en materiales inteligentes

Madrid. 14 de marzo de 2022.  “Los supercomputadores son unas máquinas poderosas que están al servicio de la sociedad, de la ciencia y de la ingeniería. Entre otras cosas, nos van a permitir crear un gemelo digital de la Tierra para estudiar en profundidad el cambio climático”. Así lo ha expresado Mateo Valero, director del Centro Nacional de Supercomputación (CNS), en la conversación que ha mantenido en la Fundación Ramón Areces con la investigadora líder en materiales inteligentes María Vallet.

Valero, miembro de nueve academias y doctor honoris causa por diez universidades, ha recordado cómo cuando él estudiaba ‘teleco’ en el año 1971 apareció el primer microprocesador de Intel, que incluía 2.300 transistores. “Hoy contamos con chips de 50.000 millones de transistores. Esto da idea de cómo ha evolucionado esta tecnología. Y, además, estos procesadores trabajan y hacen operaciones a una velocidad vertiginosa: cada chip puede realizar 20 por 10 elevado a 12 operaciones por segundo”. Ha añadido Valero que al poder unir a millones de estos chips e interconectarlos, las posibilidades se multiplican todavía más. “El Marenostrum cuenta con 3.456 placas y en cada placa hay 48 procesadores muy potentes”, explicó sobre el superordenador principal del CNS, con sede en Barcelona, que él dirige. “El año que viene lo vamos a cambiar porque ya está ‘viejecito’, que ha cumplido cinco años”.

Durante su conversación con María Vallet, Valero ha recordado cómo estas máquinas tan poderosas surgieron en un principio por la necesidad de cálculo de las matrices para armas nucleares, “pero después derivó a otros muchos usos al servicio de la sociedad, con un sinfín de aplicaciones, desde la búsqueda de petróleo en el Golfo de México a la lucha contra el fraude financiero…”. “Estos superordenadores nos permiten crear gemelos digitales en campos en los que nunca antes se hubiera imaginado. En la actualidad, antes de construir un barco o un avión, por ejemplo, se simulan muchos procesos. Para el futuro, afrontamos también grandes retos para la humanidad, como la simulación de fenómenos vinculados al cambio climático. Queremos contar con un gemelo digital de la Tierra y así poder anticiparnos a problemas o comprobar el impacto que tendría la instalación de fábricas en un determinado lugar o qué pasaría si avanzara la deforestación de la Amazonia…”

"Estos superordenadores nos permiten crear gemelos digitales en campos en los que nunca antes se hubiera imaginado. En la actualidad, antes de construir un barco o un avión, por ejemplo, se simulan muchos procesos. Para el futuro, afrontamos también grandes retos para la humanidad, como la simulación de fenómenos vinculados al cambio climático"

El director del CNS ha reclamado mayor inversión en ciencia y en medicina y ha apuntado a otro de los grandes retos para caminar hacia terapias totalmente personalizadas. “Tenemos una medicina fabulosa en España pese al poco dinero que dedicamos a ella. En el futuro, podremos crear un gemelo digital de cada uno de nosotros para comprobar el resultado que tendría la administración de una terapia u otra en caso de enfermedad…”, ha explicado. Ha puesto sobre la mesa la problemática de la privacidad en estos casos tan sensibles, pero ha aplaudido que ya haya varios hospitales en España que estén compartiendo información por el bien de los pacientes. “Necesitaremos mucha información de muy distintas fuentes para construir ese gemelo digital de cada uno de nosotros”, ha subrayado.

Valero también ha hablado en esta conversación con María Vallet de la necesidad de reducir la elevada factura energética de estos superordenadores, “uno de los grandes retos a la hora de construir estas máquinas”. Y sobre sus infinitas posibilidades, ha destacado que cualquier iniciativa o proyecto que requiera de cálculos en física o matemáticas pueden conocer si la idea merecerá o no la pena.

Valero, que dirige a un equipo de 800 personas en el Centro Nacional de Supercomputación, ha destacado los acuerdos que mantiene vigentes con instituciones como el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). “Lo importante es colaborar. Tenemos que motivar a los demás para hacer cosas juntos”, ha subrayado.

  • Actividades relacionadas
  • Noticias relacionadas
  • Publicaciones relacionadas
  • Blog entradas relacionadas

Fin del contenido principal