Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

ES

Fin de la sección de idiomas

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

MENÚ
Menú secundario Fin del menú secundario

Comienza el contenido principal

Oncólogos abogan por la tecnología, la IA y las terapias de precisión para derrotar al cáncer

Ciencias de la Vida y de la Materia Publicado el 21/03/2019

En el Simposio Internacional ‘Oncología personalizada de precisión’, celebrado en la sede de la Fundación Ramón Areces, los oncólogos manifiestan que los tumores son los causantes del 27% de las muertes en España.

"El desarrollo de la oncología en estos momentos pasa por la utilización de la biopsia líquida, la incorporación de nuevas tecnologías como los ‘CAR T-cells’ o el CRISPR-CAS9 y la inteligencia artificial (IA)"

“El desarrollo de la oncología en estos momentos pasa por la utilización de la biopsia líquida, la incorporación de nuevas tecnologías como los ‘CAR T-cells’ o el CRISPR-CAS9 y la inteligencia artificial (IA)”. Así lo ha indicado esta mañana Eduardo Díaz Rubio, vicepresidente de la Real Academia Nacional de Medicina, en la apertura del simposio internacional que sobre ‘Oncología personalizada de precisión’ organiza la Fundación Ramón Areces, el 21 y 22 de marzo, en Madrid. El doctor Díaz Rubio, del Hospital Clínico San Carlos (Madrid), ha añadido que “todas estas innovaciones abrirán, sin lugar a dudas, un mundo nuevo, el de la medicina personalizada, pero que no tenemos que olvidar que el centro del sistema es el paciente y que debemos hacer una medicina humanizada”. Durante su intervención en este encuentro científico, ha recordado que el cáncer es el causante del 27% de todas las muertes en España, con una incidencia de 270.263 casos por año y una mortalidad de 113.584 pacientes. También ha valorado el coste económico de esta enfermedad: 7.168 millones de euros, o lo que es lo mismo, el 10% del gasto sanitario español.

Ignacio Melero, co-director del departamento de Inmunología e Inmunoterapia de la Clínica Universidad de Navarra-Center for Applied Medical Research-CIMA (Pamplona), ha explicado cómo “la inmunoterapia del cáncer ha evolucionado a un ritmo rápido en la última década”. “La capacidad de respuesta al tratamiento es heterogénea y, por lo tanto, se necesitan biomarcadores dinámicos y predictivos para personalizar el tratamiento a fin de maximizar la eficacia, evitar toxicidades y ahorrar costes”, ha añadido.

Sobre el descenso de la mortalidad y cómo se le va ganando poco a poco la batalla a esta enfermedad ha hablado Santiago Ramón y Cajal, del Hospital Universitario Vall d’Hebron (Barcelona): “La mortalidad por cáncer está disminuyendo debido a los nuevos tratamientos y especialmente por un diagnóstico más temprano. La heterogeneidad intratumoral (ITH) es clave para comprender los malos resultados clínicos en pacientes con metástasis”. También se ha mostrado relativamente optimista Paul Workman, de The Institute of Cancer Research (Londres). Este especialista ha subrayado que se hayan logrado “grandes avances” y ha citado el caso de Reino Unido, donde la supervivencia del cáncer se ha duplicado en los últimos 40 años y el 50% de los pacientes ahora sobrevive diez años o más. “Sin embargo, la supervivencia para muchos cánceres sigue siendo muy pobre. Los avances tecnológicos, como la secuenciación rápida del genoma, han conducido a importantes avances en nuestra comprensión de la causa molecular de los cánceres humanos, que a su vez ha dado como resultado mejoras considerables en el diagnóstico molecular y el desarrollo de nuevas terapias dirigidas. Además, la inmunoterapia está teniendo un fuerte impacto”, añade. A su juicio, el principal desafío al que la medicina se enfrenta en estos momentos es “la heterogeneidad, adaptación y evolución del cáncer, lo que lleva a la inevitabilidad de la resistencia a los medicamentos”. En su opinión, las soluciones potenciales incluyen “la selección de objetivos farmacológicos para los cuales el desarrollo de la resistencia farmacológica será más difícil; el uso de combinaciones inteligentes de medicamentos para reducir las opciones evolutivas; y el perfeccionamiento adicional de los enfoques inmunoterapéuticos”. También el doctor Eric Aboagye, del Imperial College (Londres), ha mostrado algunos de los avances que se están produciendo en terapias cada vez más personalizadas y cómo “las imágenes no invasivas permiten la adaptación de la terapia a los pacientes facilitando un diagnóstico, predicción y pronóstico más precisos”.

“Más de la mitad de los pacientes con cáncer recibirán radioterapia en el contexto de terapia de modalidad combinada (cirugía y agentes sistémicos) con intención radical (curativa) para el control definitivo del cáncer" 

Desde su punto de vista, Carlos Arteaga, director del UT Southwestern Simmons Cancer Center (Dallas), ha mostrado en su ponencia cómo “la secuenciación de ADN tumoral a gran escala ha identificado varias alteraciones genéticas accionables que promueven la resistencia endocrina”. También del genoma ha hablado el Dr. Juan Carlos Lacal, del departamento de Oncología del Hospital de Fuenlabrada (Madrid): “Entre los 20.400 genes en el genoma humano, alrededor de 860 se han relacionado con la aparición y progresión del cáncer. Una diversidad de orígenes e itinerarios determinan el curso de la enfermedad para una familia de más de 200 patologías clínicas”. Como ha señalado Lacal, esta diversidad hace que el cáncer sea una familia de enfermedades difíciles de tratar. “Sin embargo, algunas alteraciones parecen ser pasos críticos para que el cáncer evolucione y pueden representar el talón de Aquiles de las células cancerosas que permiten enfoques terapéuticos específicos eficientes”, ha añadido.

De la epigenética y de los factores ambientales que determinan la aparición de determinados tipos de tumores ha hablado mucho Patrick Tan, director ejecutivo del Biomedical Research Council del Duke-NUS Medical School (Singapur). Tras recordar que  en 2012 se diagnosticaron 14 millones de nuevos casos de cáncer en todo el mundo y que hubo 8,2 millones de muertes relacionadas con esta enfermedad, ha explicado: “De todos ellos, casi la mitad de los casos diagnosticados (el 49%) fueron en Asia, lo que representa el 55% de la mortalidad por cáncer en todo el mundo. Desafortunadamente, muchos de los principales tipos de cáncer relacionados con Asia son diferentes de los de los países occidentales”, ha indicado. “Nuestra investigación sobre epigenética ha revelado un vínculo sorprendente entre las alteraciones epigenómicas en el cáncer gástrico y la capacidad de los tumores para evadir la actividad antitumoral del huésped. También nos hemos centrado en la prevención de precisión del cáncer gástrico, al preguntarnos si los perfiles moleculares de las afecciones pre-malignas gástricas (metaplasia intestinal) pueden predecir qué pacientes progresarán hacia el desarrollo del cáncer gástrico”, ha añadido.

Florian Markowetz, del Cancer Research UK Cambridge Institute, ha presentado un enfoque computacional para identificar firmas de procesos mutacionales que dan forma al número de copias de los genomas de cáncer. “Esto es importante, porque muchos tipos de cáncer difíciles de tratar, como el de ovario, el de cerebro, el de páncreas… se deben a cambios en el número de copias. Nuestro trabajo se propone identificar los mecanismos causales que conducen a cambios globales en el número de copias. Una de las limitaciones de nuestro estudio hasta ahora es que utilizamos muestras en masa, que solo permiten vislumbrar el pasado del tumor. Queremos utilizar datos de una sola celda para identificar los procesos mutacionales actualmente activos”, ha señalado. Por su parte, Enzo Medico, del Candiolo Cancer Institute de la Universidad de Turín, ha apuntado en otra dirección hacia un tratamiento de los tumores de una forma más personalizada: “En la última década, los xenoinjertos derivados de pacientes (PDX) surgieron como una plataforma de referencia para la investigación preclínica del cáncer, lo que ofrece nuevas oportunidades para la caracterización de la heterogeneidad tumoral y las interacciones tumor-estroma. Estos representan una oportunidad única para diseñar y probar enfoques terapéuticos innovadores”.

Felipe Calvo, director del departamento de oncología de la Clínica Universidad de Navarra, ha hablado sobre cómo ha evolucionado la radioterapia, necesaria en el 70% de los pacientes con cáncer. “Más de la mitad de ellos recibirán radioterapia en el contexto de terapia de modalidad combinada (cirugía y agentes sistémicos) con intención radical (curativa) para el control definitivo del cáncer. Los desarrollos tecnológicos y de bioingeniería han llevado la práctica de la radioterapia a sistemas de irradiación de precisión dentro de la anatomía humana”. “La radioterapia en oncología de precisión tiene desafíos tecnológicos, biológicos y de atención de salud”, ha concluido.

Durante este simposio también ha habido tiempo para analizar la reciente iniciativa llevada a cabo desde el Senado y que fue aprobada por todos los grupos políticos para impulsar una Estrategia Nacional de Medicina Genómica y de Precisión para el Sistema Nacional de Salud. José Martínez Olmos, portavoz de Sanidad del PSOE en el Senado, ha apuntado que es “evidente que la medicina genómica abre un campo nuevo en el abordaje de numerosas patologías de base genética, siendo la oncología un ámbito de especial impacto para el diagnóstico preciso y el abordaje más eficaz desde el punto de vista terapéutico, asistencial y de cuidados”.

A Manuel Hidalgo, de la Universidad de Harvard, le ha correspondido hablar del cáncer de páncreas, actualmente la cuarta causa de muertes relacionadas con el cáncer y que, según ha apuntado, se espera que se convierta en la segunda para el año 2030. “A pesar de los avances significativos en la medicina de precisión y la terapia inmunológica en el tratamiento del cáncer, el pronóstico de la adenocarcinoma ductal del páncreas (PDAC) sigue siendo sombrío. Múltiples factores concuerdan con esta situación, como la falta de detección y los enfoques de diagnóstico temprano, el alto potencial metastásico y la falta de respuesta a las estrategias de tratamiento”. Ha añadido el doctor Hidalgo que si bien en los últimos años ha habido “avances significativos en la comprensión fundamental de la biología” de estos tumores, “incluido un amplio conocimiento de la composición genética de PDAC, modelos preclínicos que recapitulan la complejidad de la enfermedad, la comprensión del papel del estroma de PDAC y conocimiento de la heterogeneidad y evolución clonal de la enfermedad”. Durante su charla ha avanzado nuevos enfoques para personalizar la medicina, incluida la selección fenotípica de medicamentos, así como estrategias para desarrollar tratamientos efectivos de terapia inmunológica.

  • Actividades relacionadas
  • Proyectos relacionados
  • Noticias relacionadas
  • Publicaciones relacionadas
  • Blog entradas relacionadas

ver todos

Fin del contenido principal