Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

ES

Fin de la sección de idiomas

Acceso / Registro

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

MENÚ
Menú secundario Fin del menú secundario

Comienza el contenido principal

Raúl Magallón Rosa: “Los ciudadanos han apostado por el periodismo de calidad para luchar contra la ‘infodemia’”

Ciencias Sociales Publicado el 17/03/2021

“La desinformación se ha convertido en una pandemia dentro de la propia pandemia generada por la covid-19. Aprovechando la situación, se ha propagado gran cantidad de bulos. Las afirmaciones falsas se han difundido con tanto éxito como el virus”. Así lo ha declarado el periodista Julio Cerezo, que ha moderado el debate online ‘Desinformación y pandemia’, organizado por la Fundación Ramón Areces. 

Madrid. 11 de marzo de 2021. En este foro, Raúl Magallón Rosa, profesor del departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid, ha afirmado que “las suscripciones a medios digitales se han duplicado en lo que llevamos de pandemia, porque la ciudadanía ha apostado por un periodismo de calidad al entender que el periodismo nos podía ayudar a resolver esos problemas de infodemia”. Sobre la transmisión de contenidos sin verificar y sospechosos de contener desinformación, ha comentado que “el hecho de que nuestros familiares, amigos y conocidos sean fuente de confianza no significa que sean fuentes fiables”. “No hay proceso de verificación en esos mensajes y es un elemento fundamental”, para lo que ha pedido alfabetización, criterio y prudencia a la hora de compartir este tipo de contenidos sospechosos de incluir falsedades.

El autor del libro ‘Desinformación y pandemia. La nueva realidad’ (2020. Ed. Pirámide), prefiere, como la Comisión Europea o la Real Academia Española, hablar de desinformación en lugar de ‘fake news’ por englobar un fenómeno mucho más complejo. Y ha recordado los inicios -muy recientes- de esta corriente de desinformación, propagada normalmente a través de las redes sociales: “En estos últimos años, sobre todo en 2016, hay dos procesos electorales -el referéndum del Brexit y las elecciones presidenciales en Estados Unidos- que permiten explicar el cambio de tendencias de las redes sociales y su nuevo rol en las democracias y en la configuración de debates políticos”.

Para este profesor de comunicación de la Universidad Carlos III de Madrid: “se está normalizando la desinformación en la sociedad”. “El miedo y la incertidumbre sobre la covid-19 han hecho que se propaguen todo tipo de bulos. Hubo muchos sobre la prevención, sobre las formas de contagio, sobre las medidas políticas que se estaban tomando… Aproximadamente, 9.000 bulos han sido desmentidos a nivel mundial por los verificadores de información. Esto nos lleva a hablar de una auténtica ‘infodemia’. Ha habido todo tipo de ideas conspirativas, como decir que las antenas 5G eran las culpables de la propagación o poner en duda la efectividad de las vacunas…” “Al principio sabíamos muy poco de este virus, ni siquiera sabíamos lo que no sabíamos. A partir de ahí, es normal que la gente tenga dudas. Cuando se ha practicado la transparencia, fundamental para generar confianza, todo ha ido mejor”, ha añadido.

Este experto en comunicación ha valorado que ya “no se puede entender la economía y la geopolítica sin los procesos de desinformación”. “Hay países con déficit democrático evidente que han visto cómo la desinformación podía ayudarles en una especie de guerra híbrida. Hay que reconocer que este fenómeno ha llegado para quedarse”. Sobre la posible legislación anti ‘fake news’ que se está aprobando o intentando implantar en algunos países, aprecia Magallón Rosa que “es peligroso” desarrollar una ley de este tipo: “La experiencia nos está diciendo que estas leyes se están utilizando muchas veces para intentar callar voces disidentes, voces críticas… Podemos encontrarnos con un escenario en el que se limita la libertad de expresión y de información”.

Discurso ambivalente

En este debate sobre ‘Desinformación y pandemia’ celebrado en la Fundación Ramón Areces, también ha intervenido Eva Campos-Domínguez, profesora de periodismo de la Universidad de Valladolid. En su opinión, “hay un discurso ambivalente: los líderes denuncian lo pernicioso que puede resultar la desinformación, pero luego la usan a su favor”. “Es muy importante que los líderes sean coherentes. Si denuncian ser víctimas de algunas de estas prácticas de desinformación, que luego no ejerzan o apliquen o provoquen algunas de estas mismas prácticas cuando les interesa”. “No podemos entender la desinformación sin analizar la crisis de confianza de la ciudadanía en las instituciones, sin ese componente de intencionalidad de los autores de esos contenidos generados para crear caos, para desestabilizar el sistema democrático...”, ha afirmado.

La autora de ‘La ciberdemocracia en el Congreso de los Diputados’ (2011. Ed. Congreso de los Diputados) ha defendido el papel de la inteligencia artificial como “herramienta poderosísima para combatir la desinformación”. “Algunas organizaciones de verificación de informaciones la están utilizando para detectar bulos, para intentar eliminarlos y para elaborar respuestas que combatan esos rumores. Pero también necesitamos introducir transparencia en esos algoritmos. Es clave para ganar esa credibilidad”, ha añadido.

Como ha asegurado Campos-Domínguez, “los resultados de los buscadores ya están sesgados a través de unos algoritmos bastante opacos que funcionan a partir de unos criterios que dependen de nuestras afinidades, de nuestros contactos en internet, de las anteriores búsquedas. Así, ni accedemos libres de sesgos, ni la información que nos ofrecen los buscadores está libre de ellos. Ya ni siquiera podemos saber si es verdad o no lo que vemos”, ha concluido.

  • Actividades relacionadas
  • Proyectos relacionados
  • Noticias relacionadas
  • Publicaciones relacionadas

ver todos

Fin del contenido principal